viernes, 18 de enero de 2008

Postura.

Lectores, Coltrane Castle, mi postura ha sido clara desde un principio y puedes revisarla en el antepenultimo post de este blog, tu escoge por donde empezamos a exponer las ideas.


Me parece acertada las deficiones de Rodolp en principio, pero creo que no resistirian mucho analisis como diria Wallerstein, sin embargo espero tu postura al respecto.


Y en cuanto a lo señalado por ti de que si sigo sosteniedo lo dicho en aquella ya lejana reunion con el buen Francois el cuestionado, mi respuesta es si con algunas variantes, mismas que te las dejare saber en su momento procesal oportuno.


Saludos desde el Asgard de Mixcoac

PP Coltrane

4 comentarios:

Victor Castillo dijo...

Coltrane:

Insisto, deja de poner mis fotos como si se tratara de vos. Todos sabemos que yo soy Thor.

Tache, jejeje.

zafreth dijo...

tache, yo soy Thor, tu Loki jaja

armando dc dijo...

Ya no se rasguñen las medias los dos pur de patos (por no decirles par de...)ay si, que tu no eres Thor que yo si, niñas, parecen niñas!

Les voy a dar sus coscorrones (como diría el che Gober)a las dos para que se calmen, je je je

Saludos y abrazos,

MANCHA dijo...

Nuestra lucha es la lucha por la purificación de lo que es la poesía, nuestro caudal no abarca todo pero tampoco se limita. Nuestra lucha va por todos, pues todos somos manchas: la mancha eterna de la historia. Pero tambien luchamos porque ya no hay nada por qué luchar. Ya el mundo colapsó en una masa homogenea de nada; por eso tambien somos Mancha. El futuro será un recuento de daños. El caos es lo que nos toca, nos toca destruir para reconcentrar el mundo en una cosa nueva. Nuestra consigna ya no es la de las vanguardias, ellas murieron jovenes, como debe morirse para que el espíritu no se corrompa. Nosotros no seremos heroes, ni seremos señores detrás de las cortinas grises. Queremos que todos tengan odio en las venas para que fluya el rosicler de un nuevo amanecer. Somos las manos que muerden; odiamos todo; todo es una mancha; deben su luz al caos inmoral del albatros negro. Quien se una a nosotros no tendrá rostro, tendrá que matar a sus padres, purificarse, digerir el presente, y así, avanzar sedientos de futuro. Nuestra voz es la voz del caos armónico, nuestros ojos son las cuencas de una irracional estética.